image

Wallet vs. cuenta bancaria, ¿cuál es la mejor opción?

Wallet vs. cuenta bancaria, ¿cuál es la mejor opción?

Wallet vs. cuenta bancaria, ¿cuál es la mejor opción?

Si ya llevas un tiempo en el mundo de las criptomonedas, sin duda habrás escuchado sobre las wallets. si este no es tu caso, no te preocupes, te lo explicaremos en un minuto.

También conocidas como billeteras, monederos o carteras de criptomonedas, las wallets son el medio que te permiten enviar y recibir criptomonedas, bien sea a través de una aplicación móvil o de escritorio, una página web, un dispositivo hardware e incluso en papel (sí, papel).

Su funcionamiento es similar al de una cuenta bancaria en el sentido de que ambas representan una forma de acceder a tu dinero. ¡Pero no son tan parecidas! 

En realidad, hay un gran espacio entre lo que puedes hacer con una billetera digital de criptomonedas y una cuenta bancaria. Veamos de qué se trata.

5 diferencias entre una wallet y una cuenta bancaria

1. Restricciones

Seguramente te ha pasado que deseas hacer una transferencia desde tu banco, pero, al revisar el calendario, te encuentras con que la plataforma no estará disponible debido a que es un día festivo. ¡Tu pago se hará efectivo hasta el próximo día hábil!

Pues, con una cartera de criptomonedas, esto no ocurre. Una wallet no tiene ninguna restricción en cuanto a las transacciones puesto que no requiere de intervención o autorización de terceros.

Analicemos otro ejemplo. Necesitas realizar el pago de tres servicios distintos. Con una cuenta bancaria, enviarías los dos primeros sin inconvenientes, pero puede ocurrir que al llegar al último te espere una sorpresa: ¡has superado el límite diario!

Por suerte, con una wallet no tendrás este problema. Gracias a su funcionamiento, eres libre de administrar tu dinero digital como lo desees y cuando lo desees.

2. Almacenaje de monedas

Una diferencia básica es que una wallet está diseñada específicamente para operar con criptomonedas, mientras que una cuenta bancaria está pensada para almacenar y administrar dinero fiat (es decir, las monedas que ya conocemos, por ejemplo: bolívares, euros o dólares).

Sin embargo, hay que aclarar que la billetera digital no almacena tus criptomonedas, estas permanecen siempre en el sistema (blockchain o cadena de bloques). Lo que en realidad está administrando son tus llaves públicas y privadas, esos elementos claves que permiten realizar tus transacciones.

Si no entiendes ni una pizca de lo que estamos hablando –no te preocupes, puede pasar–, haz una pausa y échale un vistazo a nuestro glosario.

¿Listo? ¡Continuemos!

3. Tiempos de espera

Incluso cuando el calendario te indique un día hábil, no hayas hecho ninguna transacción y tengas toda la disposición de realizar un pago, es posible que este no se complete de inmediato. 

Y es que las cuentas bancarias no se caracterizan por su rapidez.

Supongamos que la deuda que tienes pendiente debe enviarse a una cuenta que no pertenece a tu mismo banco. En este caso, prepárate: la transacción tomará un día como mínimo y en ocasiones más para ser recibida. 

Si, por ejemplo, cometes un error con los datos, a ese día hábil de espera deberás sumarle otro más en el que recibirás el reembolso de la transferencia fallida y, de nuevo, otro día más para que se complete el pago. Y eso sin mencionar aquellas oportunidades en las que una transacción puede debitarse dos veces al pasar tu tarjeta de débito por un punto de venta tradicional. Sí, todo un lío. 

En cambio, con una wallet, no importa dónde te encuentres. Siempre y cuando haya una conexión a internet, el pago será mucho más rápido de lo que te imaginas (en menos de 2 segundos). ¡Las maravillas del dinero digital!

4. Papeleo y burocracia

Para nadie es un secreto que la palabra que más asociamos con la banca es burocracia. Nunca escucharás a alguien emocionado por tener que ir al banco. 

Todo lo contrario, muchas veces una visita de este tipo se convierte en un dolor de cabeza debido a la gran cantidad de tediosos procesos que exigen.

Piensa en todo lo que tuviste que hacer para abrir tu cuenta bancaria. Necesitas tu documento de identidad, constancia de trabajo, dirección, números de teléfono, responder a unas doscientas preguntas de seguridad (vale, no son tantas), hacer un depósito inicial –en algunos casos– y mucho más.

Nada de eso ocurrirá con tu wallet. Ni siquiera tendrás que moverte de tu casa para comenzar a usarla, sobre todo si escoges una billetera móvil, pues podrás comenzar a administrar tu dinero digital inmediatamente luego de descargar la aplicación.

¿Lo mejor? La mayoría de los monederos para dispositivos móviles son gratuitos. Además, tienen tasas muy económicas por cada transacción (en la wallet de Dash, por ejemplo, la comisión es inferior a 0,01 USD y no es porcentual, es prácticamente imperceptible).

5. Seguridad y protección

¿Recuerdas que hablamos de unas llaves hace un momento? Ellas son la clave para la seguridad de tu monedero. 

Tu llave privada es la única forma que tendrás, como usuario, de ingresar a la red y tener el control de tus criptomonedas. Por ello es tan fundamental que seas cuidadoso con tu frase de recuperación o seed (semilla, ese mecanismo que te permitirá recuperar tu wallet en caso de una emergencia).

Este es un gran punto en contra para las cuentas bancarias, ya que la seguridad dependerá de las plataformas donde se realicen los pagos –con tarjetas de débito o crédito– y para ello no existe un estándar global.

En definitiva, una wallet es la opción ideal para administrar tu dinero digital. 

A pesar de que las carteras varían según las criptomonedas que manejan y la finalidad con la que fueron creadas, la wallet de Dash cumple con todos los puntos mencionados. Es instantánea, privada, gratuita, con tasas muy bajas y lo mejor de todo es que tú podrás contar con nuestro apoyo ante cualquier duda. 

Somos el primer centro de soporte oficial de una criptomoneda, contáctanos y recibe nuestra asesoría gratuita.